Pasaje bíblico sobre la amistad

David y Jonatán
David y Jonatán

La conversación agradable atrae muchos amigos, y al que habla amablemente todos lo saludan. Que sean muchos tus amigos, pero amigo íntimo solo uno entre mil.

Si consigues un amigo, ponlo a prueba; no confíes demasiado pronto en él. Porque algunos son amigos cuando les conviene, pero no cuentas con ellos cuando los necesitas. Hay amigos que se vuelven enemigos y te hacen quedar mal hablando de tus pleitos. Algunos son amigos a la hora de comer, pero cuando te va mal no los encuentras. Mientras te vaya bien, serán uña y carne contigo; pero cuando te vaya mal, te abandonarán. Si algo malo te ocurre, se vuelven en contra tuya y se esconden de ti.

Aléjate de tus enemigos y cuídate de tus amigos.

Un amigo fiel es una protección segura; el que lo encuentra ha encontrado un tesoro. Un amigo fiel no tiene precio; su valor no se mide con dinero. Un amigo fiel protege como un talismán; el que honra a Dios lo encontrará.

El amigo es igual a uno mismo, y sus acciones son iguales a su fama.

–Sirácides (Eclesiástico 6:5-17, Versión Dios Habla Hoy).


Esta entrada fue publicada en san valentin. Guarde el marcador del enlace permanente.

Los comentarios están cerrados