Invocación a la Santísima Virgen del Perpetuo Socorro

Virgen del Perpetuo Socorro

¡Oh, Madre Mía Cariñosa! ¡Consuelo tiernísimo de todas mis necesidades! A ti acudo. ¡Oh reina del cielo y de la tierra! en busca de auxilio porque estoy atribulado, en busca de paz, porque estoy intranquilo y en busca de alivio, porque estoy adolorido. Tú eres mi santísima madre, y yo tu afectísimo hijo: Tú eres la estrella refulgente por cuyos rayos anda tu hijo navegando en el inmenso mar del desengaño y peligro.

Mi alma rebosa gratitud por los innumerables y continuos beneficios que me estás prodigando. ¿Que sería de mí si mis labios no hubieran pronunciado tu nombre adorado? No dudo que el cúmulo de aflicciones y fatalidades que sobre mí pasaron hubieran hecho sucumbir la existencia del triste mortal que hoy te invoca.

Mas tú, idolatrada madre mía, jamás desechaste mis plegarias, jamás viste imposible gemir a tus plantas a ese ingrato hijo que helado, nunca permitiste que me salieran de tu presencia, corriendo las lágrimas por mis mejillas; siempre me despedí de tí con la sonrisa en los labios y la sonrisa en el corazón.

Santa Virgen del PERPETUO SOCORRO, tu protección poderosa que continuamente me estás dispensando, tiene mi alma embelesada en tu sublime y eficaz devoción. Descienda sin cesar hasta mí el suave y delicioso rocío de tu influencia, a fin de que, libre de todo pecado y de cuanto a ti no te plazca, practique y propague las divinas enseñanzas que en tu sagrada devoción se hallan encerradas.

Jamás vuelvas los ojos al contrito que a ti acude. Te entrego mi alma, mi vida, mi ser y todas mis cosas para que se hallen cobijadas en tu excelso patriotismo. Nunca me olvides desde ahora, ya que todos los mortales que en este mísero mundo nos encontramos, a tu eficaz y continua protección siempre acudamos, para que en el cielo, a la diestra de Dios nos veamos. AMÉN.

Es tan eficaz esta devoción e influencia de la Santísima Virgen del Perpetuo Socorro, que basta probarla una sola vez para después practicarla siempre.

Récele todos los días cinco Ave Marías y un Gloria Patri seguidos de la siguiente jaculatoria:

¡Oh Madre Mía del Perpetuo Socorro! Rogad por mí. ¡Oh Protector mío San Alfonso! Alcanzadme la gracia de acudir a María en todas mis necesidades.


Esta entrada fue publicada en catolicismo, oraciones, oraciones catolicas. Guarde el marcador del enlace permanente.

4 Responses to Invocación a la Santísima Virgen del Perpetuo Socorro

  1. Yadira Victoria dice:

    Que oracion tan bella a ella le voy a pedir mañana operan a mi hija Marilym del Carmen y es el dia de la Virgen del Perpetuo Socorro. Que Dios y la virgen la protegan mañana y todos los dias. Asi sea.

  2. victoria dice:

    gracias x esta oracion xfavor si rezan x mi q deseo curarme de la diabetes y q no use mas insulina q me baje a 90 si es la voluntad de dios y jesus redentor gracias

  3. susan dice:

    esta virgencita hizo alla por el año 1999 que no se queme mi casa, cuando se produjo un incendio , gracias a ella la virgencita del perpetuo socorro me protegio mi hogar, siempre voy a estar agradecida, amen

  4. cecilia gonzalez vargas dice:

    hola quisiera tener la novena de nuestra señora del perpetuo socorro donde la puedo conseguir. ayúdenme por favor.