Oración de la Puerta

Divina Providencia: Tú que eres el autor de todo lo creado, sin cuya voluntad nada se mueve, recurro a ti en estos momentos de vacilación, para que me guies y me protejas en contra de los espíritus tentadores y envidiosos.

Mi espíritu guía: Si algún enemigo material aguijoneado por la envidia pretendiese levantar su mano para herirme o pronunciara una palabra para humillarme por medio de la calumnia, desviad su mano y su pensamiento para que arrepentido de su falta me pida perdón, que yo; le perdonaré, y rogaré a Dios por su salvación.

Ángel de mi guarda: no permitas que yo siendo inocente pueda ser víctima, ni pagar culpas que no he cometido, solamente por satisfacciones que quieran experimentar los espíritus falsos y obsesores.

En nombre de Dios Todopoderoso, ruego al ángel de mi guarda y a mis espíritus protectores que me libren de las malas influencias y de las malas tentaciones; que los espíritus falsos y seductores no tengan entrada en mi persona ni en mi casa y que los espíritus de luz me sirvan de escolta.

Gran poder: Que esta Oración en la puerta de mi hogar sirva de muralla para todos mis enemigos materiales y espirituales y que vuestra Divina Gracia nos cubra con su manto. Amén, Jesús.


Esta entrada fue publicada en oraciones, oraciones catolicas. Guarde el marcador del enlace permanente.

One Response to Oración de la Puerta

  1. helen dice:

    la oración de la puerta me a servido en momentos dificiles