Salmo 91 en la biblia católica de Nácar-Colunga

Cristo y un ángel, al parecer en Getsemaní

Canto a la Providencia de Dios sobre el justo

El que habita bajo la protección del Altísimo
y mora a la sombra del Todopoderoso,
Diga a Dios: «Tú eres mi refugio y mi roca,
mi Dios, en quien confío».
Y Él te librará de la red del cazador,
de la peste exterminadora;
Te cubrirá con sus plumas,
hallarás seguro bajo sus alas,
y su fidelidad te será escudo y adarga.
No tendrás que temer los espantos nocturnos,
ni las saetas que vuelan de día,
Ni la pestilencia que vaga en las tinieblas,
ni la mortandad que devasta en pleno día.
Caerán a tu lado mil
y a tu derecha diez mil:
a tí no llegará.
Con tus mismos ojos mirarás
y verás el castigo de los impíos.
Teniendo a Yavé por refugio tuyo,
al Altísimo por fortaleza tuya,
No te llegará la plaga
ni se acercará el mal a tu tienda,
Pues te cometerá a sus ángeles
para que te guarden en todos tus caminos.
Y ellos te llevarán en sus manos
para que no tropieces en las piedras.
Pisarás sobre áspides y víboras
y hollarás al león y al dragón.
«Porque me amó, yo le salvaré;
yo le defenderé, porque confesó mi nombre.
Me invocará él y yo le oiré,
estaré con él en la tribulación,
le sacaré y le honraré.
Le saciaré de días
y le daré a ver mi salvación».


Esta entrada fue publicada en pasajes biblicos. Guarde el marcador del enlace permanente.

2 Responses to Salmo 91 en la biblia católica de Nácar-Colunga

  1. Elena dice:

    Mil gracias por el Salmo 91

    Dios se los pague

  2. fabio nuñez nuñez dice:

    Este salmo es muy lindo ,da fortaleza y tiene mucho poder!!!